"Nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos puedan ser capaces de cambiar al mundo, de hecho, ha sido lo único que lo ha cambiado."
(Margaret Mead)

martes, 21 de septiembre de 2010

Manifiesto DILE 2010

(Mil gracias a Anna por su redacción)

MANIFIESTO DILE 2010

Queridos compañeros, amigos y simpatizantes,

El día 15 de Septiembre las familias que educamos en casa y nuestros simpatizantes en todo el mundo celebramos ya por tercer año consecutivo el Día Internacional de la Libertad de Educación.


Hoy estamos pensando en todo lo ocurrido en este último año. Podemos felicitarnos una vez más por las pequeñas grandes victorias en los tribunales, victorias que se suman a la larga lista de decisiones judiciales que nos dan la razón a las familias frente al acoso de la fiscalía o servicios educativos del estado.


Conscientes de que no se trata de una tarea fácil seguimos día a día trabajando para que este derecho que nos reconocen los tribunales sea reconocido también por los legisladores y por la sociedad en general. Nosotros sí sabemos, que lo que no está expresamente prohibido está permitido, y la educación en familia no está prohibida en nuestro país.


Necesitamos que la sociedad entera conozca y comprenda nuestras razones para educar en casa.


Defendemos una crianza respetuosa y amorosa.

Defendemos el derecho de las criaturas a estar con sus padres siempre que lo deseen y necesiten; crecer y aprender a su propio ritmo y de la forma que ellos decidan.

Defendemos el derecho de los padres a transmitir libremente a sus hijos su visión del mundo y de la vida, respetando siempre los derechos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Defendemos el derecho a ser diferentes en materia de crianza y educación.


Aún conscientes de ser pocos, no renunciemos a nuestros derechos de padres y ciudadanos libres.


Estamos aquí por motivos distintos: unos porque desde siempre supimos que la escolarización no era la forma idónea de educar a nuestros hijos, otros porque el sistema escolar ha fallado en el intento de formarlos y comprenderlos. A menudo este cambio ha sido muy doloroso y sólo nosotros sabemos lo que nos ha costado y nos cuesta día a día recuperar la alegría de aprender, la fortaleza, la autoestima que tanto necesitan nuestros hijos para avanzar.


Hoy festejando este DILE recordamos especialmente a nuestras familias amigas que han sido acusadas del delito de abandono de familia según dispone el artículo 226.1 del Código Penal y siguen siendo investigadas como si fuesen delincuentes cuando su dedicación a sus hijos y su compromiso con su educación demuestran justo lo contrario.

Queremos decirles a nuestros amigos una vez más, que no están solos, que les ampara la ley y que les apoya un ejército de corazones que se suman día a día a nuestra causa.


Hoy repetiré tras Camy Matthay, otra madre que decidió educar sin escuelas:


“Mi mayor anhelo es que mis hijos conserven la mente preclara, que guíen sus vidas de forma respetuosa hacia los demás, y que comprendan el valor de trabajar para crear comunidades auto-centradas y auto-gobernadas. Me gustaría que fueran más útiles que importantes en la sociedad y que valoraran la verdadera felicidad, que no se puede comprar en los grandes almacenes. Quiero que sean capaces de discernir y actuar consecuentemente hacia la justicia y la verdad.”


¡Feliz DILE a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario