"Nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos puedan ser capaces de cambiar al mundo, de hecho, ha sido lo único que lo ha cambiado."
(Margaret Mead)

miércoles, 29 de junio de 2011

Acercándonos a la música.

La verdad es que siempre acaba llegando uno a la conclusión de que dejar las cosas que fluyan con naturalidad es el mejor método para que los niños se interesen por las cosas, sin embargo con la música tal vez por la propia pasión que en mi despierta siempre he intentado inculcar en Mario un gusto por la música y un interés que quizás en mis intentos no estaba aun preparado para desarrollar. Primero lo intenté montando una guitarra como reflejamos en el blog que mi mujer y yo llevamos sobre la crianza y educación de nuestros hijos: http://criandounpiesnegros.blogspot.com/2010/10/aprendiendo-ser-luthier.html
La experiencia fue realmente más satisfactoria para mi que para él. El segundo intento fue un día que enchufé un teclado midi al ordenador que podía hacer miles de ruiditos, en seguida apareció Mario para ponerse a tocar, disfrutó mucho pero tras volver a intentarlo no mostró mucho interés y a mi me frustró bastante. Sin embargo en estos últimos días su acercamiento a la música está siendo mucho más activo sin yo hacer nada por ello, simplemente vamos en el coche y siempre me pregunta que grupo es, que instrumento suena, me dice si le gusta o no y la verdad es que es sorprendente la música que llega a gustarle con cinco años y su último acercamiento más notable ha sido un día que yo estaba con la guitarra clásica y dijo que quería tocar. Yo hasta ahora había sido un poco reticente a dejarle mis guitarras pero esta vez se la dejé y se sentó con ella con mucho cuidado, lo cual siendo tan inquieto como es me sorprendió. Empecé a enseñarle algunos rudimentos de mano derecha y se esforzaba por hacerlos como podía pero el quería tocar canciones y como la guitarra es de tamaño adulto, le era imposible intentar si quiera formar acordes y decía que la guitarra sonaba mal y en ese punto en el que casi se acabó su motivación un rayo atravesó mi cabeza y afine la guitarra en una afinación abierta (Keith Richards y muchos guitarristas de folk las usan) para que las cuerdas al aire den un acorde y para cambiar de acordes con un solo dedo ya se pueden ir cambiando los acordes a lo largo del mástil. Se pasó casi dos horas haciendo sus canciones y hemos decidido comprarnos una guitarra acorde a su edad y tamaño y mientras la compramos y no pues utilizará las de papá afinadas en sol abierto como Keef. Mi niño es un rockero de 5 años.

6 comentarios:

  1. Que chulo Noel, me ha encantado la entrada!

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla! A nosotros nos encanta la música también, nuestra niña es aún pequeña, acaba de cumplir tres años, pero ya estamos pensando en construirle un timple o incluso un ukelele, para que le sea más cómodo....
    Buena idea lo de la afinación abierta ;-)
    Gracias ppor la entrada!

    ResponderEliminar
  3. Creo que cada uno tiene su tiempo. Daniel ahora está volcadísimo en la música y quiere tocar varios instrumentos. Lo que si me he dado cuenta es que basta que uno quiera que su hijo experimente con algo que nos parezca maravilloso, para que automáticamente pierdan el interés ;-P, mejor que todo siga si curso, eso sí, teniendo siempre a mano todo lo que puedan precisar, el interés nacerá solito, sin presiones, eso es lo más bonito de este tiepo de educación libre.

    ResponderEliminar
  4. En la vida, todo son procesos de aprendizaje y situaciones vivenciales: favorables algunas (que hay que aprovechar) y difíciles otras (en las que toca luchar). En su infancia, Daniel y Saül, estuvieron motivados por la música, uno por la batería, el otro por el clarinete y ambos por el piano. Asistían a clases extraescolares con ilusión y ganas pero después de la separación conyugal y la dura situación vivida se desmotivaron por completo, manifestando un rechazo absoluto hacia cualquier aprendizaje musical. Lo abandonaron todo y, era, realmente, desesperante. Ahora, desde la tranquilidad y la calma, nuevamente recuperadas, vuelven a sentir emoción y ganas de aprender, cultivarse y luchar. Lo aprendido no lo perdieron, sólo quedó frenado por las circunstancias pero éstas ya han cambiado y, ello, los ha vuelto a motivar en todo y, por lo que a la música se refiere, Daniel se ha interesado también por la guitarra y Saül por el bajo. En estos momentos, están montando, incluso, una sala de ensayo, en el garaje de casa, con expectativas de futuro en varios aspectos y, esta situación favorable hay que aprovecharla y potenciarla pues es muy positiva por muchas razones para ellos y sus hermanos pequeños. "Todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos hacia la mar, (...), caminante no hay camino, sinó estelas en la mar!" Antonio Machado.
    Gracias por compartir vuestro blog y el "truquillo" de la afinación abierta. Felicidades para el pequeño rockero!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, realmente son motivadores para seguir escribiendo, que los adultos igual que los niños e incluso más necesitamos elementos motivadores.

    A parte programé la entrada para que saliera el día 29 que es el día que me toca escribir pues en principio iba a estar todos estos días de atrás en el encuentro de Epysteme, pero por lo que veo algo hice mal porque salió antes.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante tu entrada :) Yo he intentado que FR sople en la flauta (cuando la toco se desespera por quitarmela) pero se ve que esta mas interesado en el mecanismo de las llaves que en producir sonido, jijijiji... a mi peque le facina la mecanica de las cosas.

    Eso si, cuando se trata de juguetes musicales, pues los ensiende todos a la vez e intenta sincronizarlos "para que suenen igualito", o sea que va agarrando a su manera nociones de ritmo.

    ResponderEliminar