"Nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos puedan ser capaces de cambiar al mundo, de hecho, ha sido lo único que lo ha cambiado."
(Margaret Mead)

jueves, 30 de junio de 2011

Angustia e impotencia.

Ayer, tuve un bajón de moral y anímico muy fuerte y considerable debido a la presión que ejercen los servicios sociales para que escolarice a mis hijos pequeños pues me han abierto un expediente, desde fiscalía, alegando que, desde su punto de vista, los niños des-escolarizados están en situación de riesgo.

Me hundí mucho por varios motivos y, sobretodo, por la impotencia que me hicieron sentir por sus contradicciones pues, todo y reconociendo que mis hijos están bien atendidos y que reciben una correcta educación, consideran que están en situación de riesgo por cuestión legislativa pues, según ellos, la des-escolarización es ilegal.

Sentí impotencia por la falta de consideración que me mostraron como madre, pues hablaban de mis hijos como si fueran más hijos del sistema que hijos míos, y por la no valoración del trabajo y dedicación que tengo hacia ellos pues, aunque lo reconozcan ni cuenta ni vale.

Sentí impotencia y desamparo pues, se supone, que pagamos impuestos para tener servicios que protejan y ayuden a la ciudadanía pero eso no es así. Para ellos, la ayuda y protección de mis hijos es escolarizarlos con beca de comedor además, para ayudarme a mi económicamente, es decir, una ayuda y protección que pasa por apartar a mis hijos, todo el día, de mi lado pues, parece ser que conmigo “corren peligro” y es mejor que estén atendidos por terceros. Me sentí, muy diplomáticamente y con un lenguaje muy políticamente correcto, insultada y humillada como madre y como ciudadana pues mis razonamientos no contaron para nada. Al contrario, parece ser que molestaban pues rebatían sus argumentos para convencerme y meterme el miedo en el cuerpo.

Estoy viviendo una situación muy dura desde que mi segunda expareja y padre de mis dos hijos pequeños nos abandonó (estando yo embarazada del segundo). Situación que servicios sociales conoce y utilizan en contra mía. Al padre que, además ejerce de alcalde en su pueblo en Córdoba, nadie le ha dicho nada ni le ha pedido responsabilidades todavía a día de hoy porque los niños no están con él.

No entiendo nada, ¿en qué tipo de país o sociedad vivimos?

Ayer sentía que quería escapar, irme lejos de este país con mis hijos para que la pesadilla acabe. Hoy ya estoy más tranquila y me vuelvo a sentir fuerte para continuar luchando por mi derecho a cuidar y educar a mis hijos y, sobretodo, por defender mi derecho de ser madre ya que, desde hace años, no se me está respetando por ser madre soltera y por hacer homescooling pues la democracia en este país sólo es de apariencia, es decir, todavía no es una realidad. Esta necesidad de luchar es la que me ha motivado a publicar hoy esta entrada en el blog que, para mí, es un medio para reivindicar nuestros derechos como padres/madres y como ciudadanos/as. Gracias a todos/as los/las que ejercéis el homescooling y a los/las que, aunque sin ejercerlo, lo apoyáis ya que, moralmente, me ayuda muchísimo pues no siento tanto desamparo ni incomprensión.

9 comentarios:

  1. Que asco! si esto es protección del menor, que baje Alá y lo vea!!
    Copio unas palabrejas de Pedro García Olivo sobre los funcionarios:
    "Ningún colectivo como el de los funcionarios para ejemplificar esta suerte de docilidad sin convencimiento, docilidad exánime, animal, diría que meramente “alimenticia”: escudándose en su sentido del deber, en la obediencia debida o en la ética profesional, estos hombres, a lo largo de la historia reciente, han mentido, secuestrado, torturado, asesinado… Se ha hablado, a este respecto, de una “funcionarización de la violencia”, de una “funcionarización de la ignominia”… Significativamente, estos “profesionales” que no retroceden ante la abyección, capaces de todo crimen, rara vez aparecen como fanáticos de una determinada ideología oficial, creyentes y retractables en la filantropía de su oficio o adoradores encendidos del Estado… son, sólo, hombres que obedecen… "

    ResponderEliminar
  2. Gracias KinaKreu, y es más, yo soy maestra y desatender a mis hijos para atender a 25 niños/as en una aula lo consideran correcto y, además me pagan un buen sueldo. Parece ser que para atender a los hijos/as de los demás y hacerlo como la administración quiere y marca, si que sirven mis estudios y yo como ciudadana pero para atender a mis 4 hijos, nada es válido para ellos. Añado también que he comprobado, desde que ejerzo el homeschooling, que hay más "persecución" y control hacia la educación en casa que hacia el absentismo escolar, sobretodo, del que se produce en secundaria pues el hecho de que los/las alumnos/as estén matriculados los/las proteje aunque no asistan a clase. Conozco muchos casos de absentismo escolar que no constan ni se controlan porque los propios maestros/as los pasan por alto al tener la clase más relajada por la ausencia de los "inadaptados" que hacen campana. ¿Cómo puede funcionar bien una sociedad donde lo absurdo e irracional prima ante lo consciente y coherente?

    ResponderEliminar
  3. Hola Lidia, me he sentido muy identificada con tu aportación al blog. No soy capaz de enternder esta sinrazón.
    Sólo quería decirte que no estas sóla y darte las gracias por tu sinceridad. Carmen

    ResponderEliminar
  4. Gracias a tí también, Carmen, por tu empatía, comprensión y apoyo pues es lo que más ayuda y se necesita en momentos así.

    ResponderEliminar
  5. Lidia, totalmente de acuerdo, está más perseguida la escolarización en familia que el absentismo escolar, y esta es una queja que además oímos muchas familias de los servicios sociales.

    Te mando un beso muy grande, es terrible tu post, terrible porque esta es la realidad de las personas que conscientemente optamos por educar a nuestros hijos en familia.

    ResponderEliminar
  6. Si Meninheira, es vergonzoso pero, por desgracia, al sistema le conviene que sea así. Para el sistema sólo somos números, no personas! Por ello se viola contínuamente la Constitución y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Un beso fuerte para tí también y gracias a todas/os por vuestro apoyo, me da mucha fuerza y me levanta el ánimo!

    ResponderEliminar
  7. Testimonios como el tuyo me reafirman en la decisión que he tomado de educar a mi hijo en casa. Tiene que ser durísimo por lo que estás pasando, y más viendo como te están tratando. Todo mi apoyo es poco, como creo que es el del resto, porque en estos momentos lo que siento es una rabia inmensa, una impotencia indescriptible y unas ganas de abrir cabezas a ver si se les airea un pelín las neuronas, porque la lógica en estas situaciones es más que aplastante.
    Como bien dice un amigo, mucha titulitis, mucha persona con carreras de años, complicadas y mentes se supone privilegiadas, pero que no han vivido nada, con lo que no son objetivos a la hora de interpretar lo que realmente es justicia. Esto es lo que nos gobierna o dirige hoy por hoy, y cualquiera que ponga en jaque su sistema es tildado de lo que realmente no es, más por miedo e ignorancia, que por conocimientos reales.
    Muchos ánimos, que todo tiene que salir bien, besos.

    ResponderEliminar
  8. Lidia, lo siento por la situacion. Otra vez estamos con la interpretacion de illegalidad despues de la sentencia de la TC, parece que en Barcelona estan muy en contra de nosotros de repente. Estamos contigo, tenemos que bruscar el manera de rebatir sus argumentos. Espero tener algun noticias al respecto dentro de poco de nuestro equipo de aspectos legales...

    ResponderEliminar
  9. Muchísimas gracias a tod@s por vuestro apoyo y comprensión pues me ha dado mucho alivio, tranquilidad y calma saber que no estoy sola. Esta calma me devuelve la paz interior que es lo que más necesito para poder atender, cuidar, proteger y educar a mis hijos, con plena conciencia de lo qué hago y del por qué lo hago y, también, con mucho amor para comprenderlos y entenderlos. Gracias de corazón!

    ResponderEliminar