"Nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos puedan ser capaces de cambiar al mundo, de hecho, ha sido lo único que lo ha cambiado."
(Margaret Mead)

martes, 14 de junio de 2011

Mafalda y "mis razones" para educar en casa

Si quisiera argumentar las razones por las que creo que la “educación en casa” es la opción válida para acompañar el desarrollo pleno de mi hija y mi hijo, podría buscar y recurrir a múltiples fuentes, autores/as, argumentos... pero lo principal ya lo he dicho: es la mejor manera que he encontrado para acompañar a mi hija y mi hijo en su pleno desarrollo humano.

Desde el respeto a su potencial humano, sus procesos de vida, y con el máximo cariño y amor que puedo darles (imprescindible para sus vidas y la mía), elementos que serán imprescindibles para que se respeten a sí mismos y a su entorno, para que crezcan -en todos los sentidos- y para que contribuyan a un mundo más habitable y justo social, económica y ambientalmente.

Para mí la “educación en casa” es la educación en la familia, en la comunidad, junto a otras familias, en lo local, en lo cercano, en lo concreto, en lo real, en lo que verdaderamente puede serles útil, y en lo que les permitirá ir hacia lo global, lo abstracto, lo lejano, lo invisible, lo social en toda su complejidad. El descubrimiento de la vida desde sus entrañas, en un marco de libertad e investigación, es la vida que llama a la vida.

Huye de los artificios y mentiras sobre las que se sustenta nuestro sistema cultural y otros sistemas culturales humanos (productividad económica y competitividad individual y colectiva), sobre mi escala de valores. En este sentido creo -humildemente- que es una gran aportación no sólo a mi hija y mi hijo, sino a la sociedad toda, la pasada, la actual y la futura, la local y la global.

Si tuviera no obstante que hacer un argumentario, bueno, empezaría recomendando a Quino, maravilloso autor de Mafalda y toda su familia de personajes. Quino nos ofrece un montón de argumentos válidos para entender los procesos de vida, la necesidad imperiosa de anteponer el pleno desarrollo humano individual y colectivo al individualismo y la alienación reinantes, y, encima, ofrece un montón de agudas y honestas críticas al sistema educativo reglado de su Argentina vivencial, increiblemente válidas hoy en día en nuestro sistema educativo reglado...

Jose África

2 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada! Quino y toda su creación artístico-literaria también me ha encantado siempre, haces bien a recomendarlo :)

    ResponderEliminar
  2. Un bonito resumen. Educar en comunidad, descubrir la vida desde las entrañas....

    Un saludo

    ResponderEliminar