"Nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos puedan ser capaces de cambiar al mundo, de hecho, ha sido lo único que lo ha cambiado."
(Margaret Mead)

sábado, 9 de julio de 2011

¿Servicios Sociales para la atención a la ciudadanía y su diversidad o para controlar a la población cívica y responsable?

Anteayer, volví a tener altercado con el trabajador social de los servicios sociales de mi población pero, esta vez, más fuerte que el otro día ya que amenazó de tomar medidas y comunicar a sus superiores cosas que no estaban pasando pues tergiversaba la realidad a su conveniencia, haciendo abuso de poder, y haciéndome alterar para después decir que le faltaba al respeto y que le gritaba; colgando el teléfono y dejándome con la palabra en la boca con muy mala educación y muy poca consideración hacia mi situación, hacia mis hijos y hacia mi como persona con derecho a expresarme y defenderme de sus ataques y mentiras y más tratándose de mentiras sobre mis hijos, la educación que reciben y sobre mi persona y mi manera de ser.

Sentí más indignación aún que el otro día y me volví a sentir mal juzgada, sin poder defender mi dignidad y mi verdad, porque el trabajador en cuestión me volvió a tratar como un trapo que no tiene derecho a opinar y, mucho menos, para llevarle la contraria respecto a lo que soy o no soy y respecto a lo que necesitan o no necesitan mis propios hijos!!!!

Cuando colgó el teléfono por segunda vez, amenazando y muy alterado, tuve claro que haría lo que le estaba diciendo que haría si me continuaba exigiendo respeto y faltándomelo a mi sin quererme escuchar, es decir, que me vería obligada a denunciar su comportamiento y actitud porque no son maneras de tratar a las personas y menos un trabajador social.

Así que ayer redacté y el lunes entregaré en el registro de mi ayuntamiento (pues ayer no me dio tiempo) la siguiente reclamación que he traducido para colgar en el blog para que se tenga conocimiento del maltrato que recibimos algunas familias homeschoolers por parte de algunos/as trabajadores/as de servicios sociales, ya que en ella describo la situación que se dio y que necesito que se sepa pues estas cosas no se deben permitir y, mucho menos, callar si queremos que los cambios para mejorar el bienestar y la seguridad personal y, en consecuencia, social y ciudadana, que sólo es posible viviendo sin miedo ni miedos, sean una realidad, no un sueño como se nos quiere hacer creer desde la más tierna infancia, sobretodo, desde la escuela. También cuelgo la copia de la queja en el blog porque en los ayuntamientos se suelen “traspapelar” y/o malinterpretar este tipo de reclamaciones para, así, encubrirse y defenderse entre los propios funcionarios.

Anteayer sentí, como decía antes, más indignación pero, debo añadir, que también sentí una fuerza que antes no sentía con tanta intensidad; la fuerza que recibo del apoyo de ALE y de las personas que creen que los cambios son posibles, que luchan por ellos sin conformarse con el típico “es lo que hay, que le vamos a hacer si este mundo no lo cambia ni Dios” y que saben que la lucha no es en vano pues, desde siempre, por el camino del respeto y la tolerancia, han caminado y caminan las personas que sienten su lucha como también sienten la lucha de las demás personas que las acompañan en su camino hacia la paz y la libertad propia y de sus hijos/as. Gracias, otra vez, a todos/as por luchar y hacer posibles los cambios para “empujar la libertad” como nos decía y cantaba Labordeta, desde su consciencia y su lucha por las libertades, la dignidad, el respeto,...y la libertad de expresión que tanto se reprimía en el franquismo y que, todavía a día de hoy, se continua reprimiendo en muchos ámbitos y aspectos.

EXPONGO que: como ciudadana y, sobretodo, como persona me he sentido burlada, engañada y humillada por el trabajador social M. y por la educadora social M.V. del Sector 4 (Plaça Jaume i Pallejà,8) de los Servicios Sociales de atención primaria de este ayuntamiento.

No me he sentido nada respetada por M., en concreto, dado que no me tiene ninguna consideración como persona responsable y cívica que soy ni muestra ningún tipo de empatía hacia mi situación como madre maltratada por los padres, de mis 4 hijos, y sus respectivas familias (he tenido dos relaciones conyugales y tengo 2 hijos con cada expareja).

No me he sentido ni respetada ni bien atendida ni bien tratada porque el trabajador social y la educadora social, antes nombrados, me han mentido, toreándome además y M., no me ha querido escuchar y me ha amenazado de tomar medidas y poner en conocimiento de sus superiores que lo presiono, que lo amenazo y que le grito, cosa que no es cierta y, menos aún, si este trabajador social no explica a sus superiores que su desconsideración y falta de respeto hacia mi persona, debido a la mala mirada, personal, que me hace por ejercer homeschooling y que tanto le condiciona a que me juzgue de lo que no soy, me indigna y me altera porque el me provoca con su actitud, tan poco profesional en muchos sentidos, porque no respeta ni quiere respetar los derechos constitucionales y humanos de mis hijos ni los míos como madre y persona, legal y correcta, que soy.

Como ciudadana y profesional en el ámbito educativo (soy maestra en excedencia y coautora de libros de texto de secundaria de lengua catalana y literatura y de artículos sobre educación en revistas de pedagogía) pienso y he de manifestar que esto no son maneras de tratar a las personas y, mucho menos aún, desde un servicio social de atención a la ciudadanía y a su diversidad.

Que M. me comunique vía telefónica y, en julio del 2011, que mis hijos se encuentran en situación de riesgo por hacer homeschooling, cuando en octubre del 2010 (que fue cuando se pusieron en contacto conmigo a raíz de una denuncia de los familiares de mi 2ª expareja y padre de mis dos hijos pequeños, el cual nos abandonó en el 2004 y todavía no ha dado señales de vida pero si muchos insultos y amenazas por parte de sus familiares y amigos) después de las entrevistas que me hicieron y la visita a casa para ver la situación de los niños, habiéndose leído (según dijeron) y valorando el proyecto educativo[i] que les presenté y entregué en las entrevistas, me dijeron, y M.V. insistió mucho y con muy buenas palabras, a pesar de la reticencia de M. que me ofrecía y defendía el pack escuela con beca de comedor, que no me preocupara porque me harían un informe muy positivo y que adjuntarían nuestro proyecto educativo porque los niños estaban correctamente atendidos y educados; también me dijo que estuviera muy tranquila porque ellos no me harían ningún daño y menos después de todo el mal que nos habían hecho y estaban haciendo los padres de mis hijos y sus familiares y amigos. ¿Es correcto, ético, cívico y profesional engañar así a las personas?

Insisto y remarco que estas no son maneras de tratar a los y a las ciudadanas cívicos/as y responsables con sus obligaciones y sus derechos como es mi caso y el de otras familias que también sufren acoso porque tomamos, coherente y conscientemente, la opción de educar a nuestros/as hijos/as en casa porque el sistema educativo no funciona como debería funcionar (sólo hay que ver las estadísticas y las dinámicas de muchos centros) y, además, no nos ofrece la educación correcta en valores que queremos para nuestros/as hijos/as y que nosotros (padres y madres homeschoolers) si se la ofrecemos.

Que te miren y te juzguen de lo que no eres por prejuicios, no le gusta a nadie. A mi tampoco. Y que, además, no te escuchen cuando se están metiendo en tu vida violando tus derechos, te amenacen y te impongan su criterio haciéndote callar, como ha hecho el trabajador social M. en mi caso, no es nada ético ni profesional y menos desde unos servicios sociales y viviendo en un estado democrático.

¿Es profesional presionar, intimidar y amenazar utilizando el abuso de poder y más desde unos servicios sociales de atención a la ciudadanía?

¿Pagamos impuestos para tener servicios sociales que mejoren el bienestar y la seguridad ciudadana o los pagamos para que nos controlen y nos impongan una única manera de vivir, negándonos los derechos humanos, constitucionales y democráticos que todos/as tenemos como ciudadanos/as (independientemente del puesto de trabajo que ocupemos o de la profesión que ejerzamos para ganarnos la vida y el pan) para poder vivir con dignidad y sentirnos respetados desde nuestras diferencias ya sean ideológicas, culturales, étnicas,... o físicas?

¿Servicios sociales están para ayudar o para marear, atacar y presionar a la población responsable de lo qué hace y del por qué lo hace?

¿Acaso la libertad de expresión es un delito?

¿Soy una delincuente por defender mis derechos como madre y mi dignidad como persona?

¿Soy una delincuente porque Servicios Sociales de mi localidad, sin conocerme ni preocuparse por hacerlo, me juzgan como tal sólo porque hago homescholing, sabiendo, como saben además, el porqué lo hago, dado que es una decisión tomada a mucha conciencia, razonada y argumentada y no me escondo de ello?

¿Son lógicas y coherentes estas actuaciones y actitudes que recibimos algunas personas por educar en casa, así como los protocolos y decisiones que algunos/as funcionarios/as o trabajadores/as de ayuntamientos (personas, además, que no te conocen) se permiten tomar e imponer sobre cuestiones tan personales como es el caso de la educación de nuestros/as hijos/as?

¿Es normal esta “persecución”, desde Servicios Sociales de atención a la ciudadanía, hacia personas totalmente responsables con nuestros/as hijos/as y, más, en un país donde el absentismo escolar y la desatención de los/las hijos/as, bien porque los padres trabajan o bien porque, sencillamente, pasan de ellos/as, es el pan de cada día y no se toman medidas al respecto ni habiendo aumentado los índices de fracasos escolares y de delincuencia juvenil, como han aumentado esta última década?

¿Para qué pagamos tantos impuestos (y más caros que antes) si, ahora, tenemos menos seguridad ciudadana, menos paz y menos democracia?

Agradecería recibir respuestas, gracias.

Por ello SOLICITO que: se revise el informe desfavorable que M. y M.V. presentaron en fiscalía sobre la situación de mis hijos y que se demuestre, antes de darlo por hecho, que mis hijos, Henoch y Pau, están en situación de riesgo por hacer homeschooling como M. me dijo el otro día que también me comunicó que el informe que entregaron a fiscalía no era favorable, habiéndome asegurado, como me aseguró M.V. en octubre del 2010 que me harían un informe muy positivo (desde entonces no había vuelto a saber nada más de ellos dos hasta el otro día que M. me llamó para hacerme sentir como si fuera una madre maltratadora que tiene desamparados y desatendidos a sus hijos por hacer homescholing; dándolo por hecho porque su criterio, según él, es más importante y tiene más peso en fiscalía ya que él es el trabajador social y yo, parece ser, que sólo soy una mala madre desquiciada, “sin estudios”, que le falta al respeto pues, según su entender, defender mis criterios y mis derechos es gritar y faltarle al respeto y no ejercer de maestra es “dejar de tener” el título y los conocimientos adquiridos con mis estudios, mi experiencia, mi dedicación y mi trabajo realizado en el mundo educativo (he elaborado muchísimos proyectos educativos y unidades didácticas; he organizado y llevado a cabo muchísimas actividades, alternativas al pupitre y al libro, y muchísimos talleres didácticos; he participado, activamente, en muchos actos y manifestaciones por la defensa de los derechos humanos y el derecho a recibir una educación digna; soy coautora de libros de texto y artículos sobre educación y pedagogía; he sido ponente en conferencias sobre educación,...). Pero todo eso, parece ser, no vale para nada pues debo limitarme a entender que su criterio de que mis hijos están en situación de riesgo por no estar escolarizados -sin criterio ni conocimiento de causa dado que ni tiene hijos ni me conoce ni sabe como educo y atiendo a mis hijos ni quiere saberlo porque ni escucha ni quiere escuchar- NO se lo puedo ni rebatir porque el es el trabajador social y es quien decide y redacta lo que se escribe en el informe, aunque invente, ya que mis hijos están atendidos, reciben una correcta educación y, para nada, se encuentran en una situación de riesgo como, años atrás, si padecimos porque nadie y menos desde Servicios Sociales (Mallorca y Fuente Obejuna) nos hizo caso cuando acudí solicitando apoyo y ayuda)

¿Tanto he cambiado desde el mes de octubre del 2010?

¿Y cómo lo pueden saber M. y M.V. si no han vuelto por casa ni me han visto y ni, tan siquiera, se han preocupado de saber nada de nosotros, aún sabiendo, como supieron en el mes de octubre la dura situación de maltrato familiar xenofóbico y social por la que estábamos pasando mis hijos y yo, causa ésta y motivo principal de la des-escolarización de mis hijos mayores en el 2005, en Mallorca y autorizada por el Consell Insular donde expuse los motivos y presenté nuestro proyecto educativo para solicitar el permiso?

Atentamente,

Lídia Sinués Alberich


Ciudadana, correcta y responsable, empadronada en este ayuntamiento, que se siente atacada en vez de amparada por los Servicios Sociales del mismo.


[i] Proyecto presentado y compartido en este blog en la entrada del 25/5/2011.

Adjunto también un modelo de protocolo de detección de situaciones de riesgo en la infancia que busqué en mi baúl de los recuerdos pues ya hace muchos años que no los utilizo dado que ya no ejerzo de maestra y no tengo que hacer detecciones de casos, pero, lo adjunto para que veáis porqué sé que mienten y meten la pata cada vez que dicen que un/a niño/a homeschooler es una persona en situación de riesgo.

Por desgracia y porque vivimos en una sociedad jerárquica, consumista, injusta, viciada, corrupta y estresada hay muchas/os niñas/os y adolescentes en situaciones de riesgo y de muchísimo riesgo y no invento pues hablo, con conocimiento de causa, porque ya he visto demasiadas atrocidades a lo largo de mis 48 años de vida, tanto en las escuelas y en tutelares como en la calle, y también he visto como se hace la vista gorda y sólo se rellenan informes y papeles mientras los/las niños/as maltratados/as y/o sometidos a abusos sexuales o laborales siguen creciendo y viviendo su, día a día, desamparados y utilizados pues el absentismo escolar (niños/as y adolescentes que no están ni con sus padres ni en los centros educativos) apenas se controla y el maltrato doméstico se encubre y calla.

Ningún homeschooler puede presentar un perfil de riesgo porque viven una vida totalmente antagónica y contraria a los casos considerados, por los departamentos y autoridades competentes, casos de situación de riesgo. Los niños/as homeschoolers no son niños/as desamparados ni maltratados sino que son personas en situación de privilegio por tener madres y/o padres, responsables y conscientes, que los cuidan, los educan, los respetan, los protegen,... y, ante todo, los aman porque quieren estar con ellos, vivir con ellos y verlos crecer tranquilos, felices y en paz.












3 comentarios:

  1. ¿qué estudios han conseguido tus hijos mayores con esa educación que defiendes??.
    ¿ A qué se dedican actualmente?
    ¿qué formación socio laboral tienen para afrontar el futuro dignamente?
    ¿Tendrán tus hijos formación para formar a sus hijos en casa como tú la has tenido?
    ¿Tu formación académica es peor que la que tú les has dado a tus hijos?
    son simplemente preguntas

    ResponderEliminar
  2. ¿Y tus hijos? Te hago las mismas preguntas sobre ellos, si tienes, que tu me haces a mi.
    También son simplemente preguntas,
    Atentamente,Lídia!

    ResponderEliminar
  3. Bien dicho Lídia! manda webs con el anónimo!

    ResponderEliminar